GADRIANA
Search
in this look –
Kinship Society dress,
Zara blazer, Baublebar
earrings

Si la vida digital pudiera compararse con la naturaleza, Instagram sería mi escape de fin de semana en las montañas y Netflix mi casa de verano. Un vistazo rápido por la ventana sería el escaso tiempo que estoy por Twitter y salir a buscar setas por el bosque se podría igualar a las incontables horas que he pasado en Vestiaire buscando, aún, la Chanel perfecta que se ajuste a mi presupuesto, una cacería que termina siempre de la misma forma: sin setas y sin Chanel.

Ahora, si la clave para sobrevivir al año nuevo es convertirte en la persona más productiva, sobresaliente y motivada de tu círculo social, la clave para recibir a la primavera es dejar de hacerlo todo, tomar el sol, oler las flores y pensar que tienes el resto del año para terminar tus proyectos. Si todos los fines de semana fueran como el de hace dos semanas, donde fuese posible combinar en un viaje bleisure mis actividades profesionales como las de lagartija al sol, firmaría los papeles sin chistar.

Inspirada en esta idea de equilibrio entre mente y cuerpo, desconexión y conexión permanente, y aprovechando un viaje de trabajo en el Paratge de Tudela, les traigo una editorial de primavera que propone liberar la silueta en vestidos cómodos y pies descalzos, así como  comprometer la movilidad superior con algunos accesorios de dimensiones innecesarias, pero muy en boga. Porque se puede intentar desconectar del mundo escapando a la naturaleza, siempre hay una foto de Instagram que tomar.

HAZTE DE LA EDITORIAL:

Share

Facebook Twitter Copy link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. ¡Qué bonito editorial como siempre! La estética que manejas últimamente me recuerda a la revisa kinfolk (pero más fregona incluso haha). Y le supiste sacar todo el provecho a esta parte de Cataluña… btw, no pude identificarme más con la parte donde hablas de las redes sociales como un escape personal o como un lugar de obligación jaja.