GADRIANA
Search

Cada 19 segundos, una mujer es diagnosticada con cáncer de mama. Y la vida de ella y los que la rodean, cambia para siempre. Es escalofriante pensar que 1 de cada 15 mujeres llegan a sufrir de esta enfermedad, pero sin importar la edad en que se detecte, con cuidado y atención, puede prevenirse.

Las cifras en las últimas tres décadas han mejorado considerablemente, pero necesitamos seguir informándonos de las maneras de actuar a tiempo, ya que esto puede marcar una gran diferencia en la vida de una persona con cáncer.

Cada año se conmemora la lucha contra esta enfermedad en el mes de octubre (#pinktober) y múltiples marcas se unen a la causa por medio de campañas y recaudación de fondos. Este 2018 hay tres en la industria de la moda que se destacan por su entusiasmo y solidaridad femenina.

E S T É E  L A U D E R

En 1992, Evelyn H. Lauder co-creó el icónico listón rosa que dio paso para que The Estée Lauder Companies se comprometiera con la lucha contra el cáncer de mama. A través de su campaña anual (que hasta la fecha ha recaudado 76 millones de dólares) logran financiar tratamientos, investigaciones médicas y la concientización de lo que es una trágica enfermedad que afecta la vida de cualquier persona.

Este año buscan inspirar a la acción iluminando de rosa edificios y monumentos alrededor del mundo (como la Torre Eiffel o el Empire State), distribuyendo folletos informativos, recaudando fondos e invitándonos a compartir en redes sociales fotos con un lazo pintado en forma de corazón rosa acompañado del hashtag #AcabemosConElCancerDeMama.

B E R L E I

 

Berlei en su campaña #ITouchMyself ha tenido como embajadoras a figuras tan importantes como Serena Williams, que en este mes de octubre unen fuerzas para recaudar fondos y fomentar espacios educativos que le enseñen a las mujeres a cuidar y revisarse a ellas mismas.

La marca de ropa interior australiana estrena, como parte de su campaña, un sostén inspirado en la rockera Chrissy Amphlett de The Divinyls, quien falleció por cáncer de mama en 2003. El brassiere de snakeskin print lleva el mensaje “I Touch Myself” en el forro interior para recordar a las mujeres de autoexplorarse regularmente o visitar a su médico. El 100% de los beneficios serán otorgados a la Red de Cáncer de Mama Australiana.

Aunque el #pinktober retoma popularidad año con año, quiero compartir que no fue fácil la redacción de este artículo a la hora de buscar marcas comprometidas con la causa. Tal vez es momento de interpretarlo como un llamado a la acción tanto de las marcas como de nuestra parte, ya que si bien es bonito comprar cosas que nos benefician y al mismo tiempo tienen una retribución social, hay muchas maneras de involucrarnos solidariamente con la lucha del cáncer de mama. Ya sea participando en los maratones rosas de nuestra ciudad, donando cabello (¡volverá a crecer!) o aportando lo poco o mucho que podamos de nuestros bolsillos a las asociaciones que se encargan de la investigación oncológica. El cáncer de mama no es solo un mes rosa, es un compromiso permanente y una lucha constante de la que todas formamos parte.

Share

Facebook Twitter Copy link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *