GADRIANA
Search

Por qué dejé de lavarme el rostro


IN BEAUTY  / 

Si mi rutina de cuidado de la piel tuviese un aliado, el agua micelar sería mi escudero 
y el agua del grifo sería el enemigo aquel
con la sonrisa maliciosa

____________________

 

Ah, ya sé lo que pueden estar pensando: “Esta chica se volvió loca y comenzó a amontonarse el maquillaje, qué asco”. Sí y no. Sí, estoy loca porque probablemente esto ha existido por décadas y aunque aún no conozco a alguien que no se lave la cara, no estoy loca porque cambiar el agua del grifo por agua micelar funciona. Realmente funciona.

Siempre he tenido piel sensible, seguro que ya están cansados de escucharme contar la misma historia. Crecí con acné y aunque ahora está controlado, unos meses atrás comencé a tener brotes de granitos y erupciones, en realidad era más una alergia muy fuerte que acné. Así que cambié todo: cremas, tónicos, las sábanas de mi cama, shampoos, bases de maquillaje, esponjas y absolutamente todo lo que tenía algún tipo de contacto con mi rostro. Nada funcionó, estaba desesperada por encontrar una solución.

En el viaje que hice a Francia hace unas semanas, me paré en una de sus farmacias lujosas pero muy asequibles, compré la muy aclamada agua micelar de Bioderma esperando que la poción francesa pudiese ayudar a mi piel. La usé para remover mi maquillaje, después me lavé la cara pero mi piel seguía teniendo unas erupciones muy fuertes, y la sensación de querer rascarme el rostro era peor cada día. Necesitaba una solución.

Así que una noche, decidí simplemente usar el agua micelar de Bioderma con unos algodones para lavar mi rostro y nada más. Como remueve todo, desde la máscara a prueba de agua hasta el labial más seco (Ruby Woo, te amo pero te odio), no necesité usar jabón para la cara. ¿Los resultados? No más granitos, no más erupciones. Mi piel regresó a su textura suave y natural.

 

¿Y qué pasa si no puedes visitar Francia para comprarlo? Bioderma está disponible en España pero muuuy caro. No, ese precio no era para mi. Busqué online y encontré una alternativa más barata e igualmente efectiva: el agua micelar de Garnier.

Los años me han enseñado cómo el agua del grifo puede ser el demonio con la piel sensible, no solo he dejado de usarla para lavarme el rostro sino que he disminuido las veces que lavo mi cabello a dos por semana. Si has cambiado tu rutina de belleza, las sábanas de tu cama, dejaste de comer gluten (sí, incluso llegué a pensar que el gluten tenía algo que ver con mi condición) y básicamente toda tu vida buscando una solución para tu piel, intenta dejar de usar agua del grifo en tu cara, y tal vez consideres únicamente usarla para lavar los platos y regar tus flores.

This post is NOT sponsored by any brand. 
This is only my personal experience and honest recommendation.

Share

Facebook Twitter Copy link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hola Adriana, estoy enamorada de tu trabajo, todo el exito del mundo en esta nueva aventura.

    Yo me desmaquillo con aceite de oliva extra virgen y despues mi agua miscelar es maravilloso, solo tenemos que quitarno el tabu de que si no limpias con agua y jabón es sucio.

    Bendiciones