GADRIANA
Search

París


IN TRAVEL  / 
NO ES PARÍS, ES PAGHREE
Cómo se puede explicar en un solo post a la ciudad que reúne el encanto, el amor, el arte, la comida, la moda, la arquitectura y las ganas de quedarte para siempre. Conclusión: no se puede. Cómo les puedo contar y, en gran parte, convencer de que en lugar de comprarse un regalo esta Navidad mejor ahorren para pasar unos días en París si todavía no lo han hecho. Conclusión: es un experiencia que deben tener en la vida.
in this look –
Zara hat (similar here),
Antony Morato sweater,
Stradivarius leather jacket,
H&M earrings & skirt,
Chloé Faye handbag,
Sigerson Morrison booties

París es una ciudad de la que se ha hablado hasta el cansancio, y cada aspecto de ella se ha explotado tanto que la palabra cliché bien podría ser exclusivamente parisina, y piensas que después de tantos libros, poemas, películas y pinturas, seguramente la ciudad no resultará tan impactante como la gente te dice que es. Oh, qué equivocada estaba.

La Torre Eiffel, los croissants, los espressos en las terrazas que los locales ocupan aunque esté lloviendo. La Notre-Dame, el foie gras, las boutiques de lujo, los macarons, el champagne acompañado de una crêpe, el arte del museo Louvre que merece que lo visites todo (y no solo a la Venus de Milo y/o la Gioconda). Los puestos de revistas vintage, el Moulin Rouge y otro café de nuevo, porque a estas alturas estarás exhausto y sin embargo, lleno de emoción por seguir conociendo la ciudad.

in this look –
Zara hat (similar here),
Antony Morato sweater,
Stradivarius leather jacket,
H&M earrings & skirt,
Chloé Faye handbag

Una cosa sí les puedo advertir: los cuatro días y medio que estuvimos mi amigo y yo no alcanzaron para visitar todo, aunque parece bastante obvio y a pesar de levantarnos religiosamente a las 8 a.m. con un frío de 3°C, el día se va como agua cuando te detienes en cada esquina a tomar una foto, contemplar la asombrosa arquitectura y visitar cada boutique que en tu país no encuentras.

Por suerte, y gracias a que París es una ciudad muy internacional, puedes ubicarte fácilmente en el metro, los locales son amables (gracias a la señora que nos indicó el camino correcto en el metro, incluso cuando no le preguntamos) y muchas personas hablan tanto español como inglés. Aún así, hicimos lo posible por practicar las tres frases de francés que llevábamos escritas bajo la manga, y pasamos de pensar que au revoir era la frase más difícil de la historia, a que el sonido gutural ‘ghhr’ que se marca en la garganta saliera por sí solo después dos días de escucharlo repetidamente.

Bien, aquí hay otra advertencia: se van a enamorar. Ya sea de la comida, la gente, la moda, la arquitectura o de la ciudad en general. Así que léanme detenidamente por un momento, reorganicen sus prioridades, compren un boleto a París, quédense en un B&B y contemplen la idea de que no necesitan comer en restaurantes caros para disfrutar de la gastronomía. Caminen mucho, intenten hablar francés (recuerden exagerar el sonido ‘ghrr’ en la garganta), desechen sus ideas preconcebidas de la ciudad y prepárense para enamorarse. À bientôt, Paghree!

Fotografía de Adriana por Danh Lastra
Todas las fotos restantes son por Adriana Gastélum

Share

Facebook Twitter Copy link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *