GADRIANA
Search

Redefiniendo el Éxito en la Era Digital


IN DIGITAL MEDIALIFE  / 

No solo de likes se vive…


7:00 AM: 
Suena el despertador y la acción que se antepone a correr al baño es mirar las notificaciones de -inserte aquí su red social de preferencia-.

7:15 AM: Mails, un like por aquí y otro corazón por allá y finalmente un desayuno en plenitud de superfoods para ayudar a crear el marco perfecto en una mañana aparentemente envidiable que se hace de la vista ciega ante las tareas de adulto que se acumulan en el escritorio.

9:00 AM: Un poco de entretenimiento (cortesía del meme de moda) no viene mal antes de comenzar la jornada laboral, y es entonces cuando entre GIFs de gatos aparecen unas cuantas promociones que aseguran el éxito inmediato en las redes sociales por una cantidad de dinero irrisoria. “Compra likes y hazte famoso por el precio de tu café diario”. Y es en momentos como este cuando te planteas la idea de vender el alma al diablo y hacer un esfuerzo consciente para convertirte en una estrella del internet y tener el “dream job” que tanto han ensalzado las generaciones millennial y posmillennial.

Sí, nos encontramos ante una conversación mundial increíble que nos permite no sólo estar en comunicación con nuestros seres queridos y contactos profesionales, así mismo podemos consumir la información de una manera rápida y aparentemente democrática. Sin embargo, las motivaciones de muchos de nosotros se han adaptado al formato del consumo inmediato haciéndonos caer en la presunción de que el éxito y las cosas buenas ocurren de la noche a la mañana.

Si de por si resulta arduo definir la palabra éxito, el entorno digital vuelve la tarea un poco más complicada entre la vorágine de contenidos y la repartición de corazoncitos. Ante todo esto, ¿cómo he logrado que mi vida digital no se apodere de mi vida real?

/LAS REDES SOCIALES son parte del camino, no la meta

 

Es cierto que una cuenta Instagram bien curada puede proyectar una valía de tu propuesta laboral y no tiene nada de malo dedicar tiempo a pulir tu contenido digital, pero no hay que olvidarnos que al final se trata de una plataforma que ni siquiera nos pertenece.

Las redes sociales deben de ser aliadas para un proyecto que guarde su eje central en un concepto, permitiéndonos ser multidisciplinarios para adaptarnos siempre al cambio y a las tendencias digitales y apps de moda. ¿Se acuerdan cuando pasamos del VHS al DVD y nadie supo qué hacer con todas sus películas de Disney?

/UN PASO a la vez

 

Sí, me declaro culpable de haber recorrido mi newsfeed a la velocidad de la luz y estoy haciendo un esfuerzo por seguir sólo cuentas que me inspiren, porque en años recientes nuestras retinas se han maleducado y esa imagen que vemos en dos segundos seguramente tardó más de una semana en ser ideada y producida.

Entendamos que de la idea al resultado hay más de un solo paso. En los últimos meses he decidido adaptar mi reloj digital a mi ritmo y prioridades, ajustando el contenido en mi blog y redes a mis tiempos, y anteponiendo la calidad sobre la cantidad. Piensa que si no tienes algo bueno que mostrar y no publicas nada hoy, el mundo no se acabará.

/CREA tu propia definición de éxito

 

Mientras que para algunos un 1 millón de seguidores en Instagram representa la idea máxima de felicidad y para nuestros padres el éxito se logra con un buen salario y un trabajo estable; al final cada persona va escribiendo su propia lista de prioridades y las ajusta a sus motivaciones, recursos de trabajo y experiencias.

Hacer las paces entre lo que nos conviene y lo que nos apetece y preguntarte en dónde te gustaría estar en 10 años es un buen inicio para construir una definición personal de éxito (y no precisamente de encontrarla en otras personas o en un diccionario). De hecho, dicha definición de éxito ni siquiera tiene que estar relacionada a lo que hagas en tu trabajo de oficina o con una cantidad en tu cuenta bancaria.

/ADIÓS al juego de comparación

Desearía ser como @_______”

 

El otro día hablaba con mis amigos sobre lo difícil que es convivir con la idea del éxito cuando te comparas a ti mismo con las apariciones constantes de millonarios de 25 años y entrepreneurs de 18 en redes. A todos nos ha pasado, pero no olvidemos que sólo estamos viendo una parte de la habitación a través de una ventana digital muy pequeña que no muestra todas las circunstancias, incluyendo burocracia, préstamos y largas horas de trabajo duro.

Las redes sociales también se ha encargado de aderezar la idea de que un trabajo de éxito debe ser sinónimo de una oficina divertida, entre start-ups y sitios como Google que bien podrían ser parques temáticos con barras de cereales y una piscina de pelotas. Si pensamos que el éxito sólo está ligado a la parte divertida del trabajo entonces el mundo no funcionaría igual. Sí, la habilidad para hacer lo que amas es un privilegio, pero hasta ahora nadie se ha ahorrado los errores y los momentos difíciles.

¿Cómo detenerlo? Primero, reconocer que estamos cayendo en el juego de las comparativas y segundo, pensar que sólo estás viendo una parte de la ventana. Si nada funciona remueve esa fuente de comparación y dedica tu ocio digital a personas que realmente te inspiren.

Cada día hago el ejercicio personal de preguntarme “¿Qué he aprendido hoy?” Y si existe una respuesta, por pequeña que sea, sé que estoy cumpliendo con mi propia definición de éxito.

 

Success is movement, however small, in the right direction. – Ambika Pai

Share

Facebook Twitter Copy link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Excelente post Pablo, sin duda da para bastante análisis, concuerdo con varios puntos, sobre todo en que debemos utilizar las redes sociales como instrumentos, no como fin. en cuanto el éxito como vos los decís, existen diversos tipos cómo personas, es algo que sin duda hasta nos estresa (me incluyo) que si no llegamos a cierta cantidad de likes o seguidores, damos por hecho que nuestro trabajo no está bien, y no tiene que hacer así. Debemos pensar y definir muy bien nuestros objetivos y metas para que esto no suceda, y por favor déjemonos de comparar, cada uno es único, cada uno tiene su ritmo y su tiempo, en la diversidad está lo bonito de la vida.

    Andres

  2. Me pude relacionar muchísimo; sobretodo con el hecho de que muchos nos adentramos tanto en la redes sociales viendo como nuestros influencers favoritos viven sus “best life”, anehlando ser ellos de la noche a la mañana y olvidando vivir el momento. Very good read!

  3. Me encanta, sobre todo porque apenas inicio con mi blog y mis expectativas de éxito eran las de ser como otro blogger y querer llegar a ser como.

    Me gusta que replanteas la definición de éxito y nos sitúas en la cotidianidad.

    1. Hola Mauricio, estamos felices de que te haya gustado! Es difícil no caer en el juego de la comparación, todos somos culpables, sobre todo cuando se crea contenido tan efímero como en Instagram, siempre buscamos una solución fácil y qué mejor que ver lo que al vecino le funcionó. Gracias por comentar 🙂